Atlético-Villarreal: Que tomen nota en Chueca

Porque la mejor vaselina la fabrica perfumerías Agüero. Bien cierto es que el lote del Bernabéu salió defectuoso, pero la vaselina que ayer repartió el Kun al Villarreal fué de la calidad esperada, acorde con los 23 millones de euros que ha costado traer su tarro de las esencias al Atlético.

Quizá es un poco injusto hablar del gol de Agüero, siendo el tercero, y marcado con el viento a favor. Pero ni mucho menos, porque los tres goles del Atlético en el partido de ayer tienen todos la misma valía: El empate de Ze Castro, con una carga enorme de confianza, después de su dejadez defensiva en el 0-1. El segundo, de Torres, golpe a la moral de los amarillos tras un criminal penalty. Y la vaselina del Kun, dando la tranquilidad necesaria y restando al partido esa peligrosa fricción que es llegar al último cuarto de hora con ventaja mínima. También mencionar la suerte de anularse el 0-2 en un momento muy crítico, pero los amarillos no merecieron ayer la victoria.

Es por eso que hay que mencionar al equipo, al bloque. Todos han remado en la misma dirección, y eso se nota. Empezando por Aguirre, que ya es curioso que en los momentos de mayor necesidad vuelva la cordura, no sólo por la titularidad de Agüero, que no tiene un físico para aguantar 90 minutos a tope (pero que ha costado 23 millones y el equipo necesita su magia), sino por soluciones como la utilizada en la banda izquierda: Antonio López es un extremo muy válido, llega a la cal, no se interna y centra. Y muy bien. Los puntas bajan menos a la banda y hay mayor sensación de peligro. Esta aparente lógica alineación no hemos podido verla sino hasta ahora. El equipo pierde un lateral reserva, pero gana un extremo.

Como anécdotas cabe destacar la expulsión de Mari Jose, curiosa la motivación que tienen todos los ex atléticos, con una entrada asesina; y una jugada de la primera parte: Un jugador castellonense cae al suelo, con el marcador todavía a favor del Villarreal, la jugada sigue y un jugador rojiblanco dispara a puerta. El balonazo se lo lleva el jugador amarillo, toma, para que finjas. Se monta la tangana y la jugada se resuelve con falta a favor del Atlético. Y es que no hay que devolverla, que ya pierden bastante tiempo ellos. Otra: tercera remontada en casa en lo que va de temporada, muestra del carácter del equipo y de que en el Calderón se puede hacer presión por parte del público.

El de ayer fué a mi entender, el mejor partido que ha jugado el Atlético en casa esta temporada. Dista mucho de ser perfecto, sobre todo por los errores propios, ya que no puede ser que un equipo que apenas llega te haga un gol, como ayer y el día del Zaragoza. Pero el compromiso, la hombría, la reacción, valores que se le suponen a cualquier alineacíón del Atlético, ayer aparecieron en el Calderón, ante un rival directo, y nos brindaron un hermoso espectáculo. Podría hablar maravillas de Peter Luccin, de Agüero, de Jurado (hay media punta cuando se le necesite), de Antonio López, de Torres (y esperemos que no sea nada lo de la lesión), de Maniche, etc, pero del partido de ayer hay que quedarse con el bloque. Ese es el espíritu que hizo triunfar a Aguirre en Pamplona y el que debe mostrar aquí.

- Rico.

7 comentarios:

Jigen dijo...

me parece un poco ofensivo el titulo ;-)

Anónimo dijo...

Debe ser que Aguirre ha preferido hasta ahora otro tipo de lubricantes... ja ja ja ja. Desde luego, para el Kun fue la mejor manera de reivindicarse

Baluarte Rojiblanco dijo...

Mera licencia estilística, sin ánimo de ofender ni perforar otra cosa más que las porterías rivales ;) A ver si despega ya el equipo, que falta le hace.

-Rico.

c.ramone dijo...

Una alegria que ya tocaba, Agüero que siga así, y por cierto, Torres no se ha lesionado, menos mal...

Jigen dijo...

aun asi, rico, y mira que os adoro, me parece una burrada de titulo xD

por cierto, como dice c.ramone, menos mal que lo de torres no es 'na', al final los unicos lesionados fueron los videomarcadores xDDDDD

jagsolla dijo...

el nombre del hilo es bastante original. no creo que nadie se sienta ofendido.

Anónimo dijo...

corroboro este ultimo comentario, me parece un titulo bastante original